Haciendo las paces.

“Escudriñemos nuestros caminos, y busquemos, y volvamos a Jehová”.

Lamentaciones 3:40 RVR1960

Para una persona, el aceptar que ha fallado es difícil. 1 Corintios 10:13 dice: “Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, él les dará también una salida a fin de que puedan resistir”.

¿Te alejaste porque pensaste que Dios te dio mucha carga?  Verdaderamente Dios nos conoce tan bien que sólo nos da las pruebas que podemos manejar, y no somos los únicos, les pasa a todos.

El otro día me encontraba lavando los trastes (haha) y entonces había una olla que estaba quemada, porque bueno, mi hermana y yo no supimos cómo hacer el arroz, haha. Entonces al querer lavar la olla me dí cuenta que no se le quitaba lo quemado y que iba a ser muy difícil quitarselo, pero no imposible. Es por eso que la llené con agua caliente y la dejé remojando unos dos días. La lavé a los dos días y fue muy fácil limpiarla, pues ésta ya había pasado por un proceso para poder quitar lo quemado.

Así es como Dios obra. Cuando regresamos a Él y hacemos las paces debemos pasar por un proceso para quitar lo quemado y ser completamente restaurados.

Éste proceso no es de dos días. Éste necesitará bastante tiempo y sobre todo, necesitaremos ser fuertes ante cualquier cosa que nos quiera hacer caer de nuevo.

Si tú ya tomaste la decisión de regresar a casa a hacer las paces con papá, te felicito, pues éste es el primer paso para empezar con el plan que Dios tiene para ti. Lo importante es no alejarnos de nuevo. ❤