My very first love. 

No, no es el primer chico del que me enamoré y tampoco el primer perro que tuve. 
Mi primer amor fue mi cuerpo. Aprendí a quererlo y a vestirlo conforme a mí me acomodaba, conforme a mi me gustaba. 

Aveces, no tenía la seguridad de vestirlo cuando veía que mis jeans ya no me quedaban o cuando solamente quería usar pantalones deportivos, a veces simplemente no quería salir de mi casa y lloraba de la desesperación por no poder vestirlo apropiadamente para la ocasión. 

Hay una cosa que siempre debe ir de la mano con las cosas que hacemos a diario. El amar nuestro cuerpo debe de ser una prioridad en la vida de una mujer, y no solamente para amarnos nosotras, sino para que otros vean esa pequeña cosa que no todos tienen la libertad de tener; self- confidence. 

¿Cómo empecé a amar mi cuerpo? 

Un día como cualquier otro, antes de vestirme para una fiesta, me quedé sentada en mi cama pensando en qué debería ponerme y si volvería a ser la misma cantaleta de enojarme conmigo misma por no saber qué hacer o qué vestir. Antes de empezar a abrir mi clóset, me quedé parada enfrente de la puerta pensando en qué haría, y así fue como mi self confidence regresó a mí. Ese día me prometí a mí misma que nunca me sentiría incómoda con mi propio cuerpo, por que era mío. Lo visto como se me da la gana, lo presumo como se me da la gana y me siento orgullosa de el, orgullosa de que sea mío y de nadie más. Con todo y chamorros grandes, me encanta! 
A veces, la gente suele ser muy lengua floja y decir lo que se les venga a la mente y muchas veces esos comentarios nos afectan en lo personal y hacen que nos sintamos diferentes a nosotras mismas. Cuando éramos pequeñas solíamos vestirnos como nos gustaba, (solo cuando mamá nos dejaba) y no nos importaba lo que nos dijeran por que era nuestro estilo. Si nos poníamos botas con el vestido de Cenicienta que taaaaanto nos gustaba, o si nos poníamos tenis con falda o si nos poníamos los tenis con el traje de baño y encima la capa de spiderman de tu hermano, bueno no tanto así, pero ¿entienden a lo que me refiero? Pues así deberían de ser las ganas de aceptar a nuestro cuerpo, no necesitando las opiniones de los demás para poder salir a la calle. 
Una de las mejores maneras para aceptar tu cuerpo, es expresándote mediante lo que vistes. Si vamos a aceptar a nuestro cuerpo tal y como es debemos arriesgarnos un poco más con los colores y texturas de nuestra ropa, imponiendo nuestro propio estilo, no siguiendo las reglas, mostrando en la ropa quiénes somos, expresando lo que verdaderamente somos y para eso se necesita solamente un SÍ nuestro para poder cumplir con nuestro objetivo. 
<<¡AGUAS!>> 

Esto no significa que de ahora en adelante vamos a descuidarlo comiendo papas y sopas feas diario. Si quieres aceptar a tu cuerpo, también debes cuidarlo. No comas comida chatarra y que no es buena para tu cuerpo todos los días, come sano. Si te gusta ir al gym y comer ensalada, pues adelante. Pero si te gusta ser de las que hacen ejercicio y comen lo que les gusta, pues también adelante. Y si no te gusta ir al gym, como yo, solamente trata de tener una buena dieta diariamente. Aunque si te soy sincera, a mí muchas veces se me antojan las galletas, y no me quedo con el antojo, ehee! 

Pero lo que yo te digo es que lo ames tal y cómo es, que lo cuides, que lo presumas, que te sientas orgullosa de la mujer hermosa que se para en el espejo todos los días, que al caminar por la calle te sientas segura de ti misma, que al vestirlo te agrade lo que uses y que sobre todas las cosas, te sientas feliz de que ese sea tu cuerpo. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: